Esta boquilla genera un cono de agua, especialmente bonito cuando se ilumina por la noche. Esto es debido a que cuando se combinan los efectos de succión de aire y arrastre de agua del vaso se  generan unos borbotones de agua que iluminados por la noche parecen perlas flotantes.

Este hecho se manifiesta cuando se capta un instante fijo en una fotografía. Se requiere ser estricto en el nivel de instalación de la tobera, que va totalmente sumergida a excepción del tubo por el cual se succiona aire. Cabe destacar, como efecto colateral de esta tobera, la excelente oxigenación del agua del vaso, puesto que por efecto Venturi introduce oxígeno en el agua del vaso.

Go to top