La principal diferencia con las esferas de agua es que las salidas de agua sólo ocupan la mitad superior de la esfera. Este hecho acentúa el cono de caída del agua ya que no interfiere la semiesfera inferior en su funcionamiento.

El funcionamiento básico es el mismo que en las esferas de agua, es decir, discos de agua que se juntan entre sí dando como resultado óptico una bola de agua. También existe un abanico grande de tamaños para su utilización en pequeñas fuentes de interior o grandes fuentes ornamentales de exterior.

Go to top