El objetivo de este tipo de boquillas es el de generar chorros de agua "blancos o espumosos" en las fuentes ornamentales. Para ello, se hace necesario generar un régimen turbulento dentro de la tobera y esto se consugue de dos maneras: 

1. El chorro de salida arrastre una columna de agua del vaso, para lo cual debe quedar sumergida (Cascada). 

2. Mezclar el aire y agua por efecto venturi (Chorro de nieve). Se pueden combinar ambos efectos (Geiser, Abeto de nieve).

Esta es una de las boquillas más utilizadas en fuentes ornamentales, por su sencillez de instalación y su atractivo efecto acuático. Es una tobera que no depende del nivel de agua del vaso de la fuente, porque no arrastra agua del mismo.

Esta boquilla para fuentes es en si misma un colector en el cual se incorporan entre 30 y 90 (según tamaño) chorros de lanza de 6mm para conseguir una columna ascendente de agua de gran diámetro pero sin el gran caudal que necesitaría un chorro de dicho diámetro continuo.

Esta boquilla es una de las más utilizadas en fuentes ornamentales. Si se instala según el nivel de agua dado por el fabricante genera un cono de agua burbujeante de gran atractivo.

Las boquillas Géiser recogen agua de la fuente y aire a través de una estructura tipo venturi, mezclandolas en su chorro, que obtiene un aspecto de un cilindro de agua blanca. 

Esta boquilla genera un cono de agua, especialmente bonito cuando se ilumina por la noche. Esto es debido a que cuando se combinan los efectos de succión de aire y arrastre de agua del vaso se  generan unos borbotones de agua que iluminados por la noche parecen perlas flotantes.

Go to top