Chorros de agua esféricos: Catalogación aparte merece este tipo de boquillas para fuentes, por su particular aspecto y comportamiento. Se podrían catalogar como cristalinas porque cada tobera individual genera un disco de agua transparente, pero el resultado final es la unión de cientos de discos que genera un volumen esférico (o semiesférico) que es el que cabe destacar, además, al mover grandes volúmenes de agua, en su caida forman un cilindro de gran dimensión.

La esfera de agua se compone por una serie de rayos que generan una forma esférica de agua. Por la noche, al ser alumbrada desde abajo por reflectores, se ve una imagen esférica muy hermosa y atractiva, sobre todo cuando se utilizan diferentes colores de iluminación.

La principal diferencia con las esferas de agua es que las salidas de agua sólo ocupan la mitad superior de la esfera. Este hecho acentúa el cono de caída del agua ya que no interfiere la semiesfera inferior en su funcionamiento.

Go to top